OTITIS CANINA

 

LA OTITIS CANINA

ES una de las enfermedades más comunes en los perros. Los perros tienen el sentido del oído muy desarrollado y especialmente sensible. Un sonido que a nuestros oídos puede parecer de bajo volumen, a los suyos es de intesisdad alta, es por ello que debemos prestar especial atención al cuidado de los oídos de nuestro perro. Si observamos que no para de rascarse las orejas, que parece molesto o incluso dolorido, y que últimamente segrega más cerumen de lo normal, puede que nuestro perro tenga otitis canina y debamos llevarlo al veterinario. Si quieres conocer más detalles sobre esta enfermedad para saber si tu perro tiene otitis

¿QUE ES LA OTITIS CANINA?


La otitis canina es la inflamación del oído, ya sea a nivel interno (parte no visible), medio (parte interna visible) o externo (parte externa de la oreja). Puede afectar a una de estas partes o incluso a todas, a un solo oído o a ambos. No obstante, la más común en los perros es la otitis externa, la cual hace referencia a la inflamación del epitelio de revestimiento del conducto auditivo. A modo de apunte, el epitelio auditivo es el encargado de reproducir las ondas sonoras.

¿POR QUE SE PRODUCE LA OTITIS ?


La otitis canina puede producirse por varios motivos, no obstante las causas más comunes son las alergias, en perros atópicos o de reacciones adversas a los alimentos, pueden provocar procesos alérgicos que pueden afectar al conducto auditivo externo, provocando otitis; las bacterias, el agua del grifo está llena de bacterias que, si no la filtramos, van directamente a nuestro perro, la otitis por bacterias presenta un enrojecimiento de las orejas, pus y cerumen abundante y maloliente; parásitos, el más común es el ácaro, el cual se extiende muy rápidamente y provoca la irritación del oído de nuestro perro y la aparición de secreción de color marrón o incluso negra, formada por cerumen y sangre, y un olor muy fuerte; cuerpos extraños, si acostumbras a frecuentar zonas de campo con tu perro, es posible que al acercarse a determinadas plantas se hayan introducido en su oído semillas o espigas, provocándole otitis canina; el propio perro, un rascado excesivo y brusco del propio animal puede provocarle traumatismos en el interior del oído y la consiguiente otitis canina (una pelea con otro perro también puede ser el causante); desórdenes de la queratinización.

Los perros propensos a tener trastornos seborreicos suelen tener otitis externa con abundante cerumen (esto ocurre sobre todo en razas como el Husky Siberiano o el Malamute de Alask.

SÍNTOMAS DE LA OTITIS


Para saber si tu perro tiene otitis canina deberás fijarte muy bien en los síntomas. Los síntomas más comunes que presentan los perros con otitis son:
Sacudidas frecuentes de la cabeza y rascado de las orejas.   Si la infección solo ocurre en un oído, el perro girará la cabeza hacia el lado dañado o, en caso de perros con las orejas rectas hacia arriba, bajará la oreja afectada. Aumento de cerumen. Secreción de color amarillenta, marrón o negra enrojecimiento del oído. Fuerte olor a rancio en otitis ceruminosas o a putrefacto en otitis caninas graves aparición de pus. Cambios de comportamiento hacia una conducta agresiva, provocados por el dolor, pérdida de la audición en otitis graves. Si notas que tu perro presenta alguno de estos síntomas, no dudes en llevarlo al veterinario de inmediato.

¿COMO PREVENIRLA ?

La mejor manera de prevenir la otitis canina es realizando una limpieza del canal auricular de tu perro una o dos veces al mes. Para limpiar el oído de tu perro, nunca utilices bastoncillos, utiliza gasas limpias. Antes de realizar la limpieza, revisa bien su oído para asegurarte de que no presenta ninguno de los síntomas anteriores. Si el oído está sano, empieza limpiando la parte externa de la oreja con una toalla humedecida con agua tibia y el jabón que utilices normalmente para bañar a tu perro. Limpia por fuera la oreja haciendo movimientos circulares suaves. Luego, sécala bien con otro toalla limpia. Para limpiar el pabellón auditivo (parte interna visible), utilizaremos una gasa limpia. No utilices antibióticos ni otológicos sin recomendación veterinaria. Simplemente, cubre tu dedo con la gasa e introdúcelo con mucho cuidado, sin llegar al fondo, y limpia las paredes del oído de tu perro. Para la parte interna no visible, existen productos específicos para la prevención de otitis canina, como limpiadores en seco, que podrás encontrar en tu veterinario.

TRATAMIENTO PARA LA OTITIS


El veterinario diagnosticará la otitis canina mediante las causas que la han producido y recetará el tratamiento más adecuado para curarla. En general, todos los tratamientos han de seguir los mismos pasos y, lo primero que hará el veterinario será una limpieza del oído de tu perrito para facilitar la eliminación de los causantes. Los productos que se utilicen para la limpieza del oído también irá en función del factor desencadenante de la otitis canina y del estado del oído. Por ejemplo, se puede utilizar una solución de lavado compuesta por ceruminolíticos si la membrana timpática está intacta, o por antisépticos o limpiadores secantes si existe sangre en la inflamación de la membrana.

 

 

 
 

 
 

Pagina Personal  
Terminantemente prohibida la reproducción total o parcial de gráficos y/o textos.
Gracias

MarianDesigns .Todos los derechos reservados.. Copyright. 10/02/2021